Aprendizaje significativo más allá del aula

La pandemia hizo aún más evidente que el aprendizaje significativo se logra conectando a las y los estudiantes con las problemáticas que surgen en el día a día, haciendo foco en motivaciones e intereses, buscando dar respuesta a desafíos reales. Para lograrlo se necesita no solo la mirada de una única materia sino de un proceso interdisciplinario que dé respuestas desde cada arista.

Por Manuel Djeredjian y Daniel Bonifaz

|

domingo, 22 de mayo de 2022

Nota

La Red de Escuelas Técnicas Roberto Rocca se ha distinguido por buscar siempre la innovación en la educación, y los profesionales de la educación que damos vida a esta red no tenemos miedo de experimentar todas aquellas buenas prácticas que están funcionando en el mundo que cambia cada vez a mayor velocidad. Desde este principio, hace cuatro años como Red ETRR, empezamos a navegar en esta metodología conocida como Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

Antes de la pandemia, logramos implementar el ABP y apropiarlo desde la propia cultura de la red, logrando su auge a través de las ya esperadas exhibiciones de proyectos abiertas al público, con el involucramiento de toda la comunidad escolar. Hoy, luego de dos años de transitar esta experiencia virtual/presencial, podemos decir que esta metodología es un gran aliado para conectar a las y los estudiantes con procesos de aprendizajes significativos incluso en contextos de incertidumbre.

El confinamiento obligatorio enfatizó, aún más, que la escuela no es el único espacio para aprender. Las y los estudiantes, durante este tiempo, tuvieron la posibilidad de empatizar con problemas, necesidades y deseos sobre el entorno en el que viven cotidianamente.

Al modificarse la estructura de las clases, reduciendo los tiempos de encuentros y buscando desarrollar contenidos prioritarios, las y los estudiantes cuentan con tiempo valioso para dedicar al desarrollo de los proyectos. Antes de la pandemia, estos espacios eran impensados por la estructura clásica de la propuesta escolar tradicional.

Hay que recoger que no todo es color de rosa, la experiencia híbrida también expuso problemas vinculares, como la sobrecarga de horas frente al monitor o las variadas dificultades técnicas para el uso correcto de los recursos digitales o de comunicación inalámbrica.

Ante el aislamiento, era difícil conectar con la realidad que cada uno de las y los estudiantes estaban viviendo. Y es que parte fundamental del proceso del ABP se da cuando cada estudiante logra conectar o empatizar con el usuario a quien está dirigida su propuesta o proyecto y con su particular realidad. Además, resultó retador facilitar el desarrollo del proyecto dentro de una materia (o varias en caso de proyectos interdisciplinarios). Ante esto, se volvió una nueva tarea docente favorecer espacios virtuales, o híbridos con presencialidad, donde las y los estudiantes se sintieran motivados e involucrados con su proyecto.

No tenemos una “receta mágica” pero a continuación, explicaremos algunos puntos que nos han ayudado a conectar con la motivación y los intereses de las y los estudiantes, que aplican tanto a entornos presenciales como virtuales e híbridos y que esperamos les sean de utilidad a las lectoras y lectores:

Definiendo su pregunta disparadora o detonante. Permitir a las y los estudiantes generar su propia pregunta disparadora es todo un reto docente, ya que los jóvenes tienen mil ideas sobre cómo resolver una problemática. Es entonces labor del docente generar el espacio para que ellos aterricen la idea y puedan empezar a trabajar en ella.

Vincular el proyecto a su realidad. Las y los estudiantes ya tienen pasiones que los mueven día a día, y tienen ganas de poner manos a la obra en sus proyectos y verlos generar impacto. Conocer a los jóvenes, darnos cuenta de los entornos donde viven, tal vez dedicar una sesión a que nos expliquen qué viven día a día, nos permitirá establecer ideas de proyectos que nos sacarán de nuestra zona de confort pero que generarán mucha proactividad por parte de ellos.

Conectarlo. Ya sea desde especialistas sobre el proyecto en cuestión hasta compañeros de otros ciclos, propiciar que estas conexiones sucedan y buscar el momento adecuado para que alguien más pueda potenciar la idea de los estudiantes. Ésta es quizás la parte de labor docente que puede generar mayor resistencia al cambio, puesto que es romper con el paradigma de que “el maestro tiene que saberlo todo”.

Exhibición y evaluación de resultados. Una parte fundamental del proceso es la exhibición del proyecto porque es el momento en el que todo el trabajo realizado se hace visible y se celebra por todos como comunidad. En este momento, una mala experiencia podría transformarse en un detractor de todo el proceso realizado; la evaluación del proyecto puede y debe estar vinculado con el usuario de la problemática, es este usuario quien definirá la viabilidad de la idea presentada a partir de su experiencia, viviendo esa problemática.

La interdisciplinariedad que se ha generado dentro del desarrollo de proyectos en línea nos ha demostrado la necesidad de romper con el esquema tradicional centrado en “una materia”. La vida real no está limitada a una sola rama del conocimiento, los saberes se comparten, se conectan y trabajan entre sí para generar no solo un mayor impacto sino para mantenerlo en el tiempo.

Nos vemos obligados como docentes del siglo XXI a pensar más allá de nuestra materia. Estamos en un momento clave para formar futuros profesionales que entiendan que los contenidos no son estancos de un espacio curricular, sino que el complemento con otras materias nos ayudará a crear una mirada global y más real de cualquier problema que se les presente. A raíz de esto, debemos pensar en proyectos interdisciplinarios que busquen complementarse y potenciar el aprendizaje de contenidos prioritarios de cada materia.

De igual manera hemos notado que, para pensar en una propuesta interdisciplinaria, debemos tener en cuenta ciertos aspectos como:

Materias involucradas. El proyecto interdisciplinario debe tener una naturaleza que conecte con estas materias sin sentirse forzado, las y los estudiantes deben ser capaces de conectar las disciplinas por su propia cuenta.

Checkpoints. ¿Cuáles son los puntos de revisión que tendrá cada materia involucrada?, ¿cómo me estoy dando cuenta de que, desde mi disciplina, las y los estudiantes están adquiriendo las competencias prioritarias que marqué desde un inicio?

Planificación. Es necesario saber que un proyecto interdisciplinario requerirá de varias horas de planificación entre los docentes implicados en el proyecto, así como de manera individual, una vez que se hayan definido las fechas, los contenidos, los resultados esperados y los criterios de evaluación.

Seguimos en un proceso de crecimiento en la implementación de la metodología, y cada experiencia nos deja ver las áreas de oportunidad y fortalezas que tenemos como comunidad que somos y que cada vez crecemos más. Por ello, tener espacios donde como RED podamos compartir experiencias y buenas prácticas se vuelve cada vez más necesario, ya que si continuamos con este trabajo colaborativo y seguimos rompiendo estos paradigmas seguiremos generando experiencias de aprendizaje significativas para las y los estudiantes de nuestras generaciones actuales y futuras.

BIOS

Manuel Djeredjian: desde 2017 es profesional de la educación en numerosas materias del Área Técnica en la Red de Escuelas Técnicas Roberto Rocca (desde Campana, Argentina). A partir de 2020, se consolidó como referente de Aprendizaje Activo y del proceso de transformación digital dentro de esta misma institución, acompañando y capacitando docentes. Es Diseñador Tecnológico (UTN) y profesor en Disciplinas Tecnológicas (UTN). Se especializó en Aprendizaje Basado en Proyectos, Diseño Instruccional y transformación digital.

Daniel Bonifaz: es profesional de la educación e implementador de programas educativos en la Red de Escuelas Técnicas Roberto Rocca (desde Pesquería, México). Ingeniero Químico (ITESCO) de profesión, con dos años como profesional de Enseñanza por México en el sistema de Educación Técnica CONALEP. Acompaña a estudiantes en el desarrollo de proyectos que tengan un enfoque humano y cercano a su realidad, entusiasta en el diseño de situaciones de aprendizaje activo que generen reflexión y les brinde una visión más empoderada de su propio proceso.   

OTRAS FUENTES DE INTERÉS

Why is Project_Based Learning Important?

ABP Un enfoque pedagógico para potenciar aprendizajes 

Aprendizaje basado en proyectos
banner

Nuestros programas

Nuestro sitio web utiliza cookies.Al utilizar nuestro sitio web (desde cualquier dispositivo) aceptas la aplicación de la normativa sobre el uso de cookies. Puedes encontrar más información sobre estas cookies en Términos y condiciones.